viernes, 12 de noviembre de 2010

PELUQUERIA Y MANUAL DE HOMBRES






Estamos a viernes, este finde me toca librar. VAMOS QUE ESTOY CONTENTAAAAA, y he decidido colgar otro post de los antiguos por seguir con la peluquería y las revistas. Por cierto, no es broma, ayer fui y me corte el pelo jajajajajajajajajaja. Dios mioooooo mi preciosa melenaaaaaaaaa. Pero bueno lo voy superando, total el pelo crece.

Os dejo con la entrada, un beso para todos y buen fin de semana.

Bueno a ver por dónde empiezo, que luego siempre acabo liándome.

Otra vez me ha tocado ir a la peluquería, y es que esto de teñirse es un latazo y ya me tocaba ir otra vez. Y, claro, en el intento de ser una más, pues me he decidido, de nuevo, a coger una revista. Para ser más exacto he cogido el Cosmopolitan, que dentro de las que ahí, me he dado cuenta que puede llegar a ser muy divertida.

Y descubro una sección que se llama "Manual de Hombres", que se supone que recoge las pistas para conocer la mente mascuina. Ja ja ja ja ja ja como si fuera tan fácil, porque dirán que las mujeres somos complicadas, pero joder que los tíos no se quedan cortos.

Buenos pues dentro de este maravilloso manual, me encuentro un artículo de LO QUE TENEMOS QUE HACER LAS MUJERES TRAS LA ACCIÓN SEXUAL. Y sólo diré una cosa: vais a alucinar, pero mujeres y hombres.

PRIMERO. PIROPEARLE. Cito textualmente "AUNQUE TU CHICO NO TE HAYA HECHO VOLAR, DILE QUE APRECIAS SU, EJEM, ENORME EMPEÑO"

El "ejem" me ha matado lo confieso. Vamos que imaginaros la situación, aquí la mujer toda insatisfecha diciendo "Cariño mío (mientras carraspea) aprecio mucho tu enorme esfuerzo". Vamos a mi eso no me sale ni de broma.

Pero esto no termina aquí Acompañan un comentario de un tal Mateo que dice "YO NO ESPERO QUE ME HAGAN LA OLA, PERO SÍ UNA SONRISA O PALABRA DE ANIMO".

Bufffff que no Mateo, que no, que cuando te quedas insatisfecha no tienes ganas de reír, o eres de los que prefieres que te mientan con una sonrisa falsa. Además que si nos reímos es por la situación, que muchas veces ronda lo irrisorio. Que tú no te preocupes Mateo que si lo has hecho bien te vas a enterar y hay veces que sobran las palabras. Pero que si eres de los que te gusta que te lo digan, pues seguramente te lo dirán.

Pero, esperaros que todavía no he terminado, y sigo citando textualmente "POR SI FUERA POCO, OFRECER DETALLES COMO LO BIEN QUE HA EMPLEADO LA LENGUA AHÍ ABAJO, ADEMÁS DE SUBIRLE EL EGO, LE DARÁ LAS PISTAS A LA HORA DE REPETIR LAS COSAS QUE MÁS TE GUSTAN".

¿La lengua ahí abajo? Ja ja ja ja ja ja ja. De verdad que no he podido parar de reír.
Supongo que quién ha escrito este artículo pretendía ser sutil, porque evidentemente no creo que se refería a la lengua en la rodilla, o en el muslo, o en el pie,que por cierto también tiene su punto. Pero joder que si se están refiriendo a lo que yo pienso, cunilinguis tampoco es una expresión que suena tan mal.

Y es que si quieres presentar un artículo serio sobre cuestiones sexuales hablar a medias tintas o con metáforas me parece muy poco natural. Joder que es el cosmopolitan yo que sé, un poco de seriedad. Pero bueno, lo mismo es que se ha puesto de moda hablar así y yo me he quedado anticuada.

Pasemos al segundo punto.

SEGUNDO: PONTE SU CAMISA. Sí queridas amigas, después del acto sexual si tenéis la necesidad de ir al baño o a dar un paseito, Cosmopolitan os aconseja que os pongáis la camisa de vuestro chico, porque cuando volváis el querrá "quitarosla" (eso si no se ha dormido), y lo ponen entre comillas como dando a entender, que habrá algo más.

Que digo yo, que eso dependerá de las ganas, pero que yo les voy a hacer caso y me la voy a poner, sobre todo si en el primer intento me he quedado insatisfecha y me ha dicho "te lo juro, es la primera vez que me pasa".

Pregunta para Cosmopolitan ¿y si mi chico no se pone camisa? Y que más da, yo si funciona me pongo hasta sus botas de obrero, aunque luego camino del baño me pegue una leche.

Madre mía lo que hay que aprender, yo que pensaba que lo importante de después del acto sexual era un poco de ternura. Pero vamos al siguiente consejo, que empiezo a divagar.

TERCERO. OFRECERLE ALGO DE BEBER. Toma yaaaaaaaaaaaa. La verdad es que nunca me lo he planteado eso de acabar y ofrecerle algo de beber, pero bueno es que eso ha ido en función de la situación y de la sed. " Cariño ¿Te apetece un gatorade o un red bull? que eso seguro que te repone" ( y tú pensando "a ver si es verdad porque sigo a dos velas")

Y esta vez habla un tal Miguel, que dice "NORMALMENTE SOY YO EL QUE ME PREOCUPO PORQUE MI ACOMPAÑANTE SE SIENTA BIEN TRAS EL SEXO, DE AHÍ QUE ME PAREZCA AGRADABLE QUE, PARA VARIAR, LO HAGA ELLA".

Mira Miguel es que no se ni que decirte. Yo te entiendo de verdad, pero a lo mejor es que has tenido mala suerte con tus parejas, porque yo que se, creo que lo de querer hacer sentir bien a tu pareja después del acto sexual, es algo mutuo.

Pero vamos que yo no se que importancia hay que darle a ofrecer una bebida. Pues si te apetece te levantas y le dices a tu cariñin si quiere algo y si es él pues hará lo mismo. Pero vamos, ofrecer esto como un consejo, no sé me ha dejado un poco descuadrada, pero lo tendré en cuenta.

CUARTO: LARGATE. Que sí que yo me he quedado pensando que era una broma. Pero que no, que sobre todo cuando se trata de relaciones independientes, para no asustar al chico con la idea de un posible compromiso, lo que tienes que hacer es poner toda la carne en el asador para que una vez que la pruebe le guste, pero después le mandas a su casa para que después quiera repetir.

Mi respuesta a esto es INDIGNANTE. Primero porque pintan a todos los hombres como anticompromiso total, y segundo porque nos pintan a nosotras como realmente unas cazadoras, "vendete bien y despues le echas de tu cama para que vuelva".

Pero vamos a ver que aquí no se trata de vender nada, que aquí se trata de un momento de intimidad, algo a lo que se accede libremente para disfrutar, y que después no tiene que ser tan complicado ni hay que seguir tanto protocolo.

Vamos que me imagino yo, insatisfecha, pero dando ánimos a mi pareja con una sonrisa más falsa que la de Judas, levantándome de la cama, buscando su camisa, poniéndomela para preguntarle que quiere tomar, traerle la bebida y una vez que se la beba, decirle que se largue, pero con la mirada de "espero que vuelvas pronto". Alucino de verdad, así no me voy a poder concentrar, demasiados datos, demasiados ja ja ja ja ja ja ja.

Pues no, yo no me programo nada que lo que salga, salga y ya está ¿no os parece? Que está claro que quieres que salga bien, pero si encima hay que seguir un programa, madre mía.

Y esto es parte del manual de hombres. Vamos que no se de donde lo han sacado.

El mes que viene me tengo que cortar las puntas. Así que nos os preocupeis, seguiré informando ja ja ja ja ja jaja.

4 comentarios:

  1. ¡Ahora lo entiendo todo! Es que, cuando mi ex volvía de la peluquería, siempre pasaban cosas raras, y yo dando vueltas, intento entender el por qué o el cómo… :-)
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. ajajajajajajajaajaja ainssssssss me parto de verdad esa revista da para mucho ehhhhhhhhh
    un besazo y feliz fin de semana

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  4. Hola Ana:
    Si una mujer le hace caso a esos consejos tan tontos, de verdad que está "en el horno" como decimos por aquí.

    Creo que lo mejor es relajarse y disfrutar. Y si el compañero de cuarto no funciona, mejor buscarse otro, Jeje!

    Saludos

    ResponderEliminar

Todo lo que digais será escuchado y tenido en cuenta. Sin vosotros esto no funcionaría.